¿Qué cambió para las mujeres durante la era Trump?

Photo by Lindsey LaMont on Unsplash

Cuando Donald Trump llegó a la Casa Blanca, el movimiento feminista y algunas mujeres estadounidenses conocían las consecuencias de tener un presidente “conservador” y durante los cuatro años que duró su período varias cosas cambiaron en el país.

Al día siguiente que Trump tomara el juramento como el presidente 45° de los Estados Unidos, miles de mujeres salieron a la calle para mostrar su rechazo y “resistencia” a la administración del republicano.

Durante el primer año de su gobierno, el magnate se encargó de mostrar su fuerte posición sobre el aborto y apoyar las leyes “pro-vidas”.

Cambios para las mujeres

Sobre esto, Kaylie Hanson Long, portavoz de Naral Pro-Choice America, un grupo de defensa a favor del aborto, le dijo a The Guardian que:

Imagen de Antonio Cansino en Pixabay.

“Sus ataques a la libertad reproductiva son implacables, pasan desapercibidos y no cuentan con el apoyo de la mayoría de los estadounidenses que creen que el aborto debería seguir siendo legal”.

Trump se encargó de dejar atrás algunas políticas del demócrata, Barack Obama, sobre los derechos reproductivos.

Una de sus acciones más contundentes fue quitar el financiamiento a organizaciones que se encargaban de garantizar un aborto seguro a miles de mujeres.

En el 2018, cuando se dio a conocer su presupuesto para el siguiente año fiscal, el presidente recortó los fondos de la Ley de Atención Médica Asequible (ACA) y Medicaid, también a Planned Parenthood.

En su momento representó un gran golpe para las mujeres, ya que se entendió como una intención de Trump de derogar la ACA.

Tomando en consideración que de este servicio se han beneficiado 62,4 millones de mujeres americanas, de acuerdo a cifras presentadas por el Center for American Progress .

Control de natalidad

Gracias a esta ley, hasta el 2017, 64 millones de mujeres obtuvieron acceso a la cobertura de control de natalidad, de acuerdo a un informe publicado por el Center For American Progress.

Sin embargo, el año anterior Trump intentó eliminar el requisito de la ACA que todos los planes de seguro cubrieran el control de natalidad y un juez rechazó la orden.

Los “atentados” de Trump en contra las mujeres no terminaron ahí. Durante los años siguientes, el presidente se encargó de hacer ruido al respecto y causar temor.

Durante la administración del republicano, este nombró tres jueces conservadores y se esperaba que un segundo período se derogara en la Corte Suprema la ley Roe V Wade (1973) sobre el derecho al aborto.

Y aunque no lo logró, en los estados rojos, las restricciones para abortar son cada vez más estrictas.

Algunos de los territorios conservadores que aprobaron leyes al respecto fueron: Alabama, Georgia, Georgia, Mississippi, Kentucky e Iowa.

En algunos el aborto es “ilegal” en casi todo sentido, en otros se aprobó la “ley del latido de corazón”, la cual supone que no se puede interrumpir el embarazo después de las seis semanas.

Te puede interesar:

Si bien en estados azules como New York, Chicago o California el aborto es legal en su totalidad, esto representó un gran golpe por las largas distancias que hay dentro del país.

Una mujer tendría que viajar kilómetros para poder abortar o recibir asesoría al respecto.

Desfinanciar a Planned Parenthood

Por otro lado, una de las promesas de la campaña de Trump era desfinanciar por completo a Planned Parenthood, aunque en algún momento admitió que “millones de mujeres han sido ayudadas”.

Esta organización proporciona una variedad de servicios de salud reproductiva usando fondos federales. De acuerdo a ABC News, Planned Parenthood (PP) atiende a 2.4 millones de mujeres al año.

Aunque Trump logró revocar algunos beneficios de PP, no consiguió tener éxito a desfinanciar por completo, gracias al bloqueo de los tribunales y la Cámara de Representantes (manejada por los demócratas).

Brecha salarial

El tema de la brecha salarial nunca fue prioridad para la era Trump.

En el 2017, el inquilino de la White House detuvo una norma impuesta por la administración de Obama que obligaría a las grandes empresas que informaran cuánto pagan a los trabajadores por raza, género, puesto de trabajo a la Comisión para la Igualdad de Oportunidades en el Empleo (EEOC, según sus siglas en inglés).

La intención de la norma, que entraría en vigor en marzo de 2018, era reducir la brecha salarial entre hombre y mujeres. La hija del presidente, Ivanka Trump, aseguró que:

“Si bien creo que la intención fue buena y estoy de acuerdo en que la transparencia salarial es importante, la política propuesta no arrojaría los resultados esperados”.

En ese entonces, la directora de la Oficina de Información y Asuntos Regulatorios de la Casa Blanca, Neomi Rao, explicó en un memorando que los requisitos de la ley “carecen de utilidad práctica, son innecesariamente gravosos y no abordan adecuadamente los problemas de privacidad y confidencialidad”.

Te puede interesar:

Aunque esta decisión quedó estancada por casi dos años, en el 2019, la jueza Tanya Chutkan ordenó a la administración de Trump llevar a cabo un plan para cerrar la brecha salarial.

Brecha salarial fue peor en la era Trump

Un informe de Reuters aclaró que la brecha salarial en Estados Unidos es peor de lo que se asume. Reveló que durante un período de 15 años, las mujeres ganaron casi la mitad de los ingresos de los hombres, tomando en cuenta el tiempo que se dedican al cuidado familiar.

Un análisis de The 19th, una organización no partidista y sin fines de lucro, indicó que la brecha salarial de género en la administración del presidente Donald Trump es más amplia que el promedio nacional.

Indicaron que el salario promedio de los empleados masculinos fue de $106,000 en comparación con $72,700 para las mujeres.

Licencia de maternidad

La licencia de maternidad también es una lucha pendiente de las mujeres. El gobierno de Trump propuso un proyecto de ley, que les permitiría a las mujeres seis semanas de licencia remunerada.

Esta tiene el objetivo de sustituir la norma que permite 12 semanas de licencia no remunerada, que actualmente exige la Ley de Licencia médica y Familiar de 1993.

Te puede interesar:

Estados Unidos es el único país industrializado que no exige a las empresas ofrecer licencia de maternidad remunerada y aunque la idea resuena entre los políticos demócratas, los republicanos se han mostrado reacios a la idea.

En diciembre de 2019, el Senado aprobó una medida histórica que financiaría la licencia familiar médica pagada para los empleados federales, lo que marcó una importante victoria para la política impulsada por Ivanka Trump.

Aun así, se espera que el presidente electo, Joe Biden, cumpla su promesa de promulgar una ley a favor de la licencia remunerada y sea más consecuente con los derechos reproductivos de las mujeres.

Eilidibeth Córdova

Eilidibeth Córdova

Las letras son mi oxígeno y el periodismo mi mecanismo de defensa.

Leave a Reply

TOP NEWS TODAY

Hyper
Redacción web

El sexo mediocre es maravilloso

Hay enormes presiones para tener sexo electrizante que rompe montañas en cada encuentro. Fracasar en experimentar esto puede deja a ambas partes sintiéndose como fracasados.  Los hombres quieren satisfacer a sus parejas y sienten la necesidad de brindarle a su pareja múltiples orgasmos o su

Hyper
Redacción web

La pandemia acorta la esperanza de vida en EE. UU.

La pandemia de coronavirus parece haber acortado la esperanza de vida promedio en los Estados Unidos, según una nueva investigación, y el impacto es más grave para las minorías raciales y étnicas. Las muertes causadas por COVID-19 han reducido la esperanza de vida general en