Las armas no son malas sino las personas: ¿mito o realidad?

control de armas en Estados unidos
Photo by Muhammad Faiz Zulkeflee on Unsplash

En Estados Unidos entre los adeptos a las armas hay una frase que ha resonado desde que la dijo uno de los representantes de la Asociación Nacional del Rifle, Wayne LaPierre, en 2012 luego de que el asesino Sandy Hook matara a 20 niños y seis integrantes del personal escolar.

 «La única manera de detener a un tipo un arma es con un buen tipo con un arma», manifestó en ese entonces.

Ese es el razonamiento para no aceptar más controles sobre la tenencia de armas y seguir dejando que básicamente cualquiera pueda adquirir una sin mayores restricciones.

Es por eso que la idea de guardias o maestros armados como una solución a la violencia con armas de fuego a menudo parece surgir después de tiroteos masivos.

Un estudio de 1996 del economista John Lott y David B. Mustard argumentó que la mayor presencia de armas ocultas conducía a una disminución de la delincuencia. El estudio examinó datos de 1977 a 1992.

Si bien Lott continúa defendiendo los hallazgos y escribe sobre investigaciones similares en artículos más recientes, muchos en el campo lo consideraron desacreditado por un reporte del Consejo Nacional de Investigación de las Academias Nacionales de 2004.

Sin embargo, ese informe no estableció una relación causal entre las armas ocultas y el crimen.

Parte de la razón por la que hay una notable escasez de estudios relacionados con la violencia con armas de fuego, dicen los expertos, se debe a los esfuerzos activos para evitar que se produzcan tales investigaciones.

El Federal Bureau of Investigation (FBI) también ha compilado algunos de sus propios números desglosando el papel que han desempeñado los «buenos» en los incidentes con tiradores activos. 

En un informe de 2014, el FBI examinó 160 incidentes de tiradores activos que tuvieron lugar entre 2000 y 2013.

Por el contrario, 21 de los 160 incidentes terminaron después de que ciudadanos desarmados “refrenaran al tirador de manera segura y exitosa”, indica el informe.

La investigación encontró que en cinco de esos incidentes, individuos armados que no eran miembros de las fuerzas del orden intercambiaron disparos con el tirador, lo que provocó que el tirador muriera, resultara herido o se quitara la vida.

El pistolero que abrió fuego en Dayton, Ohio la madrugada del domingo mató a nueve personas e hirió a 14 en solo 32 segundos antes de que la policía respondiera y lo detuviera.

Es probable que las cosas empeoren si intervienen civiles armados cuando estallan los tiroteos en lugares públicos, dice John Donohue, profesor de la Facultad de Derecho de Stanford cuya investigación se ha centrado en la violencia y las políticas con armas de fuego.

«A menos que esté muy bien entrenado, generalmente agrega más al recuento de cadáveres de lo que resta».

Texas, que durante mucho tiempo ha tenido leyes permisivas sobre armas, fue uno de los estados que expandieron los derechos de armas al reducir los requisitos de capacitación en seguridad para solicitar permisos de porte oculto.

Según una encuesta de Gallup, el 30% de los adultos estadounidenses dicen tener un arma de fuego.

Y de acuerdo con el Pew Research Center, tres cuartas partes de los propietarios de armas compraron sus armas de fuego para defensa propia.

Pero los investigadores de Harvard descubrieron que las personas se defendieron con sus armas en menos del 1% de los delitos violentos.

El Gun Violence Archive, organización que define un tiroteo masivo como uno con cuatro o más personas heridas o muertas, sin incluir al perpetrador, contó más de 600 de esos tiroteos en 2020, en comparación con 417 en 2019.

Esa carnicería ha continuado en este año, con 147 tiroteos masivos hasta el 16 de abril ha contado 11 asesinatos en masa, que define como cuatro o más personas asesinadas, en 2021.

Te puede interesar:

Definición de mass shooting

Hay poco consenso sobre la definición de tiroteo masivo, lo que complica los esfuerzos de las organizaciones sin fines de lucro y los medios de comunicación para registrarlo.

Otra organización no gubernamental, The Violence Project, sigue la definición estricta del Servicio de Investigación del Congreso, que requiere que los ataques sean públicos, además excluye los tiroteos domésticos y los «atribuibles a la actividad delictiva subyacente».

CNN ha definido un tiroteo masivo como uno con cuatro o más heridos o muertos.

El registro del Washington Post incluye tiroteos con cuatro o más personas muertas, pero no toma en cuenta robos o tiroteos domésticos en hogares.

La naturaleza poco común de los tiroteos masivos crea desafíos para identificar con precisión los predictores de riesgo destacados y limita el poder estadístico para detectar qué políticas pueden ser efectivas para reducir la incidencia o la letalidad de los disparos masivos.

El gobierno de los Estados Unidos nunca ha definido los tiroteos masivos como una categoría separada de crimen, y aún no hay una definición aceptada del término. 

En la década de 1980, el FBI definió al asesino en masa como alguien que «mata a cuatro o más personas en un solo incidente (sin incluirse a sí mismo), generalmente en un solo lugar».

En 2013, el Congreso definió los mass killings como un incidente único que deja tres o más personas muertas.

Por lo tanto, varios medios de comunicación, investigadores y agencias de aplicación de la ley a menudo usan diferentes definiciones cuando informan sobre tiroteos masivos, lo que puede complicar la comprensión de las tendencias de los disparos masivos y su relación con la política de armas.

Algunos casos de «good guys with guns»

Lo cierto es que la frase de LaPierre permite cuestionar si realmente el acceso a las armas debe ser regulado o no.

Y para los seguidores de las armas, las pistolas no matan a las personas, sino las malas personas.

En 2007, la ex policía y trabajadora de seguridad voluntaria, Jeanne Assam, salvó el día en New Life Church en Colorado Springs, Colorado. Miles de personas salían de la misa dominical ese día cuando el tirador abrió fuego. Sin embargo, Assam corrió hacia la línea de fuego, matando al tirador y salvando innumerables vidas.

Alton Nolen de Moore, Oklahoma, fue acusado de asesinato en primer grado por la espantosa decapitación de un trabajador de Vaughan Foods. Su alboroto fue detenido por Mark Vaughan, un ayudante del alguacil de reserva y director de operaciones de la compañía, quien usó su arma de fuego personal para herir a Nolen.

En Garland, Texas, dos hombres armados abrieron fuego fuera de un concurso de dibujos animados del Profeta Mahoma en 2015. La rápida reacción de la policía y la seguridad en el evento impidió que todos los atacantes, excepto los dos, murieran.

Sea cual sea la situación, mientras no haya un cambio en la percepción legal y cultural del tema, lo más seguro es que los tiroteos masivos en Estados Unidos persistan

Luis Felipe Hernández

Luis Felipe Hernández

Comunicador por naturaleza y periodista ante la ley.

Leave a Reply

NEWSLETTER

TOP NEWS TODAY

control de armas en Estados unidos
Hyper
Luis Felipe Hernández

Las armas no son malas sino las personas: ¿mito o realidad?

En Estados Unidos entre los adeptos a las armas hay una frase que ha resonado desde que la dijo uno de los representantes de la Asociación Nacional del Rifle, Wayne LaPierre, en 2012 luego de que el asesino Sandy Hook matara a 20 niños y

senado aprobación reforma policial
Política
Luis Felipe Hernández

¿El Senado aprobará la reforma policial?

Los legisladores de la Cámara de Representantes aprobaron el pasado marzo la Ley de Justicia en la Policía de George Floyd, un proyecto de reforma que prohibiría los estrangulamientos y alteraría la llamada inmunidad calificada para las fuerzas del orden, lo que facilitaría la persecución

quimeras humanas reales
Hyper
Luis Felipe Hernández

Quimeras humanas reales: la ciencia de ser Dios

La tecnología que literalmente fabrica animales que contienen células de otras especies ha sido utilizada durante décadas. A estas creaciones se les denominan «quimeras». Así también se le llama a un monstruo femenino de la mitología griega, que tenía la cabeza de un león, el