Cómo el deporte hará dinero sin fanáticos que disfruten del show

deporte coronavirus
Photo by Vienna Reyes on Unsplash

Pandemia o no, para bien o para mal, los deportes organizados en los Estados Unidos están regresando a un campo, cancha y televisión. Durante meses, los fanáticos han sustituido los deportes en vivo por los documentales de Michael Jordan,  videojuegos, entre otros tipos de distracciones.

Hay una burbuja a punto de estallar en las ligas deportivas, lo que se suma a los problemas cada vez mayores que enfrenta una industria en pausa debido a la pandemia de coronavirus.

Si la NBA, la MLB y la NHL hubieran suspendido sus temporadas, se podría presentar una gran factura si se ven obligados a cancelar por completo los juegos, lo que desencadena una avalancha de llamadas de los titulares de boletos para obtener reembolsos.

«Será como lo que están pasando las aerolíneas y las líneas de cruceros», dijo el ejecutivo de deportes Dr. Harvey Schiller. «Tendrán que proponer una política general de reembolso dependiendo de la liga».

El coronavirus está perjudicando especialmente a la NBA y la NHL, que generalmente están ocupadas en esta época mientras se preparan para los juegos de playoffs.

Los clubes también pierden la capacidad de continuar rastreando datos de los hábitos de gasto de los fanáticos en el estadio y las rutinas del día del juego en una era de crear experiencias más personalizadas en arenas.

Pero los equipos no podrán retener el dinero de los fanáticos demasiado tiempo. Dado que el desempleo se disparó, afectando a más de 20 millones de personas, más consumidores exigirán reembolsos, lo que desencadenará la primera fase de lo que algunos en la industria del deporte dijeron que será un período de renovación de los conceptos de monetización de boletos después de que termine la pandemia.

De hecho, el recibo de entrada promedio para un juego de la NBA que no es playoff es de aproximadamente $ 1 a $ 1.5 millones. El mes pasado, NBC Sports estimó que la liga podría perder $ 500 millones en ingresos por boletos al tener en cuenta los juegos de postemporada.

Se espera que la Asociación Nacional de Baloncesto finalice su propio plan para terminar su año, invitando a 22 de los 30 equipos a un mini-torneo para llegar a los playoffs, y luego avanzar hacia las Finales de la NBA. 

De acuerdo a un informe de Perspectivas de la firma de contabilidad PricewaterhouseCoopers (PwC), los ingresos de entrada para el mercado deportivo de América del Norte recaudaron $ 19.2 mil millones en 2018, y se proyecta que aumente a $ 21.8 mil millones en 2023.

También te puede interesar:

Modelo de negocio en deportes

En los términos más simples, hay tres fuentes principales de ingresos para las ligas deportivas: transmisión (venta de derechos de medios), comercial (asociaciones de patrocinio y publicidad) e ingresos del día del partido (venta de boletos y hospitalidad).

Las ligas deportivas profesionales son análogas a las compañías de entretenimiento, donde cada equipo en una liga es como un canal diferente. 

Los equipos tienen sus propias identidades, empleados y bases de fanáticos, pero las ligas establecen el «calendario de programación» general (las reglas del juego y la lista de partidos). 

Es posible que esta comparación no sea del agrado de los puristas, pero la realidad tanto en el deporte como en el entretenimiento es que cuanto más se mira el producto, más valioso es.

Todos los deportes principales dependen de los ingresos por transmisión, como lo demuestran los datos de ingresos de las ligas más grandes de los últimos cinco años. El valor global de los derechos de los medios deportivos es de alrededor de $ 50 mil millones, pero el 60% de eso corresponde a solo 10 ligas deportivas.

De vuelta al negocio

La Major League Soccer anunció a principios de junio que ha acordado términos con jugadores y equipos que le permitirán terminar su temporada con un torneo estilo copa.

Esas temporadas de fútbol y baloncesto se llevarán a cabo sin fanáticos en un ambiente controlado en lo que podría convertirse en la meca del deporte bajo el COVID-19.

La mayoría de los equipos profesionales del área de Texas son afiliados de ligas menores y han estado esperando que caigan estas fichas de dominó más grandes para que puedan tener algo de claridad sobre su futuro. El equipo de la Liga menor, Round Rock Express no ha tenido tanta suerte. Aún no hay acuerdo entre la Major League Baseball y sus jugadores, por lo que el afiliado triple A de los Astros continúa esperando.

«Estoy sentado en la oficina en este momento y estoy mirando este hermoso campo de Dell Diamond y simplemente digo: ‘Esto es lo más loco que no estamos jugando al béisbol en este momento», Chris Almendarez, presidente del equipo para del Round Rock Express , dijo. Es junio y debido al desacuerdo a nivel de las grandes ligas sobre cómo avanzar, es demasiado pronto para saber cómo será la temporada 2020.

«Todos los días, es un escenario diferente y, mientras te preparas para una temporada, también tratas de proponer ideas, así que si no hay una temporada, ¿qué haces?»Dijo Almendarez. «Lo único que diré es que va a ser devastador».

Hasta que el béisbol regrese, el Express espera que los campamentos de béisbol de verano puedan llenar un poquito de ese vacío financiero.

Otro deporte que ha manifestado sus deseos de volver es la Fórmula Uno. El mayor evento de Austin-Texas en el escenario deportivo mundial, tampoco había sido algo seguro hasta esta semana.. La temporada número 70, se disputará a puerta cerrada, por primera vez, en el Red Bull Ring de Spielberg.

“Estábamos tan preparados para tener un gran año este año. La Fórmula Uno ha crecido, el interés está creciendo, y detener el impulso es ciertamente doloroso», dijo Bobby Epstein, presidente del Circuito de las Américas (COTA). «Pero hay tantos negocios pasando por tanto dolor que no te sientes solo y esperas por todos los demás».

La directiva de la F1 revisó su calendario solo hasta septiembre. Ninguna de esas carreras será fuera de Europa, pero está planeando competiciones adicionales en diciembre y manteniendo a Austin en la mezcla. Eso podría incluir el Gran Premio de EE. UU.

Pero aún deben seguir las pautas en torno al COVID-19 de Austin Public Health. El director médico interino, Dr. Mark Escott, dijo que no deberían de haber grandes eventos dentro de la ciudad este otoño porque el distanciamiento social sería difícil de mantener.

También te puede interesar:


El deporte rey

La primera liga de fútbol de primer nivel en Europa en reiniciarse, la Bundesliga de Alemania y la Liga española, podrían iniciar el camino a seguir para las grandes ligas de todos los deportes. Los equipos han jugado durante tres semanas sin fanáticos en las gradas.

«Los jugadores alemanes son evaluados dos veces a la semana», dijo Claudio Reyna, director deportivo del Austin FC. «Fueron puestos en cuarentena una semana antes de jugar su primer partido». … Y puedes ver que había un plan y todos lo apoyaron. Y creo que sin duda han sido el modelo en lo que respecta a una gran, gran liga de fútbol en todo el mundo a seguir «.

Reyna sigue esa liga un poco más cerca porque su hijo de 17 años, Giovanni, juega para el equipo del Borussia Dortmund.

«Creo que aceleraron el paso de otras ligas en todo el mundo, porque … aunque pueden tener diferentes luchas y situaciones en su país con COVID, todavía pueden poner en marcha la liga», dijo Reyna. «En esos países, es esencial que los deportes, y el fútbol en particular, vuelvan a funcionar porque es muy importante».

Y el fútbol es tan importante en Europa como el otro tipo de fútbol estadounidense. El fútbol americano es el rey financiero del deporte estadounidense. La Liga Nacional de Fútbol aprobó el regreso de los jugadores a los campos de entrenamiento, dejando a los equipos ubicados en áreas con reglas de distanciamiento más estrictas con la tarea de buscar la manera de jugar fútbol y cumplir las reglas de distanciamiento.

A medida que el mundo del deporte se enfoca en cómo administrar a los jugadores, entrenadores, personal del equipo y oficiales en entornos seguros pero altamente regulados para nuevos protocolos de regreso al juego, acechar en las sombras es otra pregunta que los equipos y las ligas pronto tendrán que enfrentar.

¿Cuándo será lo suficientemente seguro como para permitir que las personas entren en estadios o arenas para ver juegos sin una vacuna contra el coronavirus? ¿Y cuál es, si lo hay, un grado de riesgo aceptable para las personas que desean sentarse en las gradas?

También te puede interesar:

Adaptación a las reglas del Estado

Hasta ahora, América del Norte es un mosaico de pautas provinciales y estatales bajo las cuales las ligas deben operar cuando se trata del número de personas a las que se les permite reunirse en un solo lugar.

En ningún lugar de Canadá se pueden reunir más de 100 personas incluso al aire libre. En algunas provincias, el número oscila entre 50 y 10.

Mientras tanto, el estado de Texas ha dicho que las instalaciones deportivas profesionales podrán operar a la mitad de su capacidad de asistencia pese que en Oklahoma recientemente se aprobó un mitin bajo techo para el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, que podría haber acomodado a 19 mil personas.

Sin embargo, la NHL, la NBA y la MLS planean volver a jugar durante el verano en entornos de burbujas sin fanáticos, mientras que Major League Baseball comenzará su temporada 2020 el 23 o 24 de julio en estadios vacíos.

No hay una metodología perfecta para determinar el riesgo de asistir a un evento deportivo en medio de la pandemia de COVID-19, pero es posible desglosar los diversos factores involucrados.

 Aunque no hay ciencia exacta sobre esto, mucha evidencia esta primavera sugiere que estar al aire libre hace una diferencia significativa.

Esto puede ser similar a la diferencia entre estar cerca de alguien que fuma un cigarrillo en el interior, en lugar de estar cerca de esa persona al aire libre en términos de la cantidad de humo de segunda mano a la que uno podría estar expuesto.

Sin espectadores

Otros dos factores principales relacionados con el riesgo de infección son menos predecibles en el entorno de un estadio: la cantidad de personas con las que uno entra en contacto y la duración del tiempo que pasa cerca de alguien que no pertenece a su hogar.

Y esas preocupaciones se extienden más allá del tiempo que alguien pasa en las gradas viendo el partido, o estando en el vestíbulo del estadio o en una escalera para ir a un baño público o un puesto de comida. También hay actividades que pueden exponer a una persona a un gran número de personas antes y después del juego, como hacer filas, entrar o salir de un estadio en las aceras llenas de gente, o viajar hacia y desde el juego en transporte público.

El distanciamiento social en los asientos del estadio marca la diferencia, al igual que la configuración general de los asientos.

Sin embargo, es probable que el futuro de tener fanáticos en las gradas implique no solo la necesidad de mantenerlos a salvo durante todo el tiempo que pasen en los juegos, sino también mejorar la capacidad de los equipos y ligas, operadores de estadios y funcionarios de salud locales para responder infecciones o brotes cuando ocurren.

Otras medidas podrían incluir pedir a un porcentaje de personas que asisten a los juegos que proporcionen muestras de saliva.

De esta manera, las ligas deportivas y sus equipos no solo podrían proteger la seguridad de los que están en el estadio, sino que contribuirían al conocimiento general de dónde podría estar ocurriendo la propagación en la comunidad.

Luis Felipe Hernández

Luis Felipe Hernández

Comunicador por naturaleza y periodista ante la ley.

Leave a Reply

TOP NEWS TODAY

nueva gran migración en estados unidos
Hyper
Luis Felipe Hernández

La Gran migración reversa: los afroamericanos regresan al sur

La Gran Migración fue la reubicación de más de 6 millones de afroamericanos del sur rural a las ciudades del norte, medio oeste y oeste, apróximadamente desde 1916 a1970. Expulsados ​​de sus hogares por oportunidades económicas insatisfactorias y duras leyes segregacionistas, muchos afroamericanos dejaron el