Derribar estatuas, entre protestar y vandalizar

https://www.pickpik.com

Literalmente en todo el mundo han derribado estatuas porque según activistas, estas representan el culto al racismo y la tiranía. Para muchos, este acto es válido, para quienes piensan diferente, se trata de vandalismo.

Lo cierto es que desde el noreste hasta el medio oeste y el sur profundo, los símbolos polémicos del pasado de Estados Unidos están cayendo.

Incluyen monumentos a soldados confederados, estatuas de Cristóbal Colón. Hasta julio de 2019 había 771 estatuas confederadas según el Southern Poverty Law Center.

Recientemente, manifestantes volcaron las estatuas de los ex presidentes Theodore Roosevelt y Abraham Lincoln en Portland, Oregon, en una declaración de «rabia» hacia el Día de la Raza.

Te puede interesar:

Íconos de una historia opresora

Los organizadores de la protesta llamaron el evento «Día de la ira de los pueblos indígenas», en respuesta al feriado federal del lunes que lleva el nombre del explorador italiano del siglo XV Cristóbal Colón, una figura polarizadora que, según los defensores de los nativos americanos, impulsó siglos de genocidio contra las poblaciones indígenas en las Américas.

Por otro lado, el grupo arrojó cadenas alrededor de la estatua de Roosevelt, oficialmente titulada «Theodore Roosevelt, Rough Rider».

Lanzaron pintura roja sobre el monumento y comenzaron a usar un soplete en la base de la estatua.

Más tarde, el grupo dirigió su atención hacia la estatua de Lincoln, derribándola unos ocho minutos después.

Los historiadores han dicho que Roosevelt expresó hostilidad hacia los nativos americanos, una vez diciendo: «No voy tan lejos como para pensar que los únicos indios buenos son los indios muertos, pero creo que 9 de cada 10 lo son».

La rápida eliminación de estos monumentos y marcadores de los entornos públicos se ha acelerado a raíz del asesinato de George Floyd, un hombre negro cuya muerte bajo custodia policial ha reavivado un debate nacional sobre tales iconos y si son piezas de la historia que deberían ser preservados o, en cambio, deben ser derribados e incluso destruidos.

El despertar y el ajuste de cuentas provocados por el movimiento Black Lives Matter han inspirado una purga de los símbolos e íconos asociados con los sistemas opresivos del pasado que están siendo desafiados con razón en el presente.

Te puede interesar:

Derribar estatuas es un viejo acto

Este no es un fenómeno nuevo. De hecho, los humanos siempre han construido estatuas y luego las han derribado. Los imperios y los modos de pensamiento surgen y caen. Y la destrucción de lo viejo ha sido a menudo parte de la construcción de lo nuevo.

A lo largo de la historia, la destrucción de una imagen se ha sentido como un ataque a la persona representada.

Antiguas estatuas romanas con los ojos arrancados o las orejas cortadas, representaron una forma de atacar una idea, no solo rechazándola, sino humillándola.

En 1776 el general George Washington y sus tropas, junto con cientos de ciudadanos, se reunieron para escuchar una lectura de un documento que había recién llegado de Filadelfia. La entusiasta multitud se dirigió luego hacia Broadway y la estatua ecuestre de dos toneladas del rey Jorge III en Bowling Green fue derribada.

«Las estatuas y los retratos reales eran artículos relativamente raros en las colonias, por lo que los revolucionarios eliminaron trozos de papel, fichas, cualquier cosa que indique la autoridad real», le dijo a National Geographic, Brendan McConville, historiador de la Universidad de Boston.

“Las multitudes atacaron los carteles de las tabernas con los brazos o coronas del rey en ellos. Incluso las monedas con la imagen del rey fueron rechazadas o devaluadas».

En la década de 1990, el gobierno post-socialista húngaro retiró las estatuas construidas por el régimen anterior y las ubicó en un cementerio de estatuas en las afueras de la ciudad llamado Szoborpark, que se traduce como «Parque Memento».

El mundo fue testigo de lo que sucedió en Ucrania después del movimiento Euromaidán en febrero de 2014, cuando más de 300 estatuas de Vladimir Lenin fueron retiradas de los espacios públicos o destruidas.

El fenómeno era tan popular que incluso tenía un nombre: «Leninopad», que se traduce como «Leninfall».

Símbolo de la historia ganadora

Se han utilizado esculturas y estatuas públicas para señalizar, para ejemplificar cómo se ve el poder y para mantener los sistemas de poder. 

Ahora, el público está mirando sus representaciones de personas y profundizando en la historia, en lugar de pasar por alto partes incómodas del pasado y seguir adelante.

«Como historiador del arte, sé que la destrucción es la norma y la preservación es la rara excepción. Como seres humanos, hemos estado haciendo monumentos para glorificar a las personas y las ideas desde que comenzamos a hacer arte, y desde que comenzamos a hacer estatuas, otras personas han comenzado a derribarlas», manifestó Jonah Engel Bromwich, historiador.

Muchos sostienen que si las estatuas sobreviven, se convertirán en memoriales en lugar de monumentos, de la misma forma en que los sitios del Holocausto fueron destruidos primero por ira y luego cuidadosamente conservados como evidencia de crímenes e injusticias históricas.

Luis Felipe Hernández

Luis Felipe Hernández

Comunicador por naturaleza y periodista ante la ley.

Leave a Reply

NEWSLETTER

TOP NEWS TODAY

Cultura
Eilidibeth Córdova

¿El secularismo francés está en peligro?

El extremismo en Francia alcanzó otro nivel después de la decapitación del maestro de secundaria Samuel Paty (47 años). El hecho se registró el 16 de octubre y fue producto del terrorismo islámico. Dicha situación está cuestionando el secularismo francés por muchas razones. Después de

Política
Eilidibeth Córdova

Los chilenos aprobaron el cambio de Constitución, ¿y ahora qué sigue?

Se cumplió un año de las protestas en Chile. Lo que inició por una manifestación por el aumento del boleto del metro se convirtió en una revolución para iniciar el camino hacia una nueva Constitución. Este domingo, los chilenos decidieron por el “sí apruebo” y

Hyper
Luis Felipe Hernández

China recupera su economía mientras el mundo lidia con la crisis

La recuperación económica de China se aceleró en el tercer trimestre cuando los consumidores se deshicieron de su cautela por el coronavirus, sin embargo, el crecimiento general no cumplió con los pronósticos que apuntan a desafíos persistentes para uno de los pocos motores de demanda