Las consecuencias de estudiar a modo remoto

consecuencias de estudiar remoto
Photo by AHMED HINDAWI on Unsplash

Cuando comenzó la pandemia de coronavirus, los cierres masivos en todo el país no se hicieron esperar, y los distritos escolares no fueron una excepción.

Antes de que llegara la Covid-19, la escuela era parte del día a día para los niños estadounidenses: un lugar al que iban a aprender, jugar, comer y socializar con sus compañeros.

Esto último es clave: en tiempos normales, la educación, por su propia naturaleza, es un espacio para la interacción social.

Se estima que 55,1 millones de estudiantes en Estados Unidos se vieron afectados por el cierre de sus escuelas, y para muchos de ellos, eso significó adaptarse casi de la noche a la mañana al aprendizaje remoto.

De acuerdo a especialistas, esto ha generado estrés.

Investigadores en China ya han demostrado que los niños se vieron afectados durante las etapas iniciales de la lucha contra la pandemia.

La mayoría de los estudiantes han asistido a la escuela de forma remota o en un modelo híbrido, con algunos días en las aulas y otros en casa.

Estrés y más

Los expertos temen que, para los estudiantes de todo Estados Unidos, el estrés de la pandemia pueda generar ansiedad, depresión o dificultades de aprendizaje, y que por la Covid-19, incluidos los afroamericanos y los latinoamericanos, puedan ser los más afectados.

Los niños y sus cuidadores no están lidiando bien con el coronavirus y sus consecuencias sociales, como lo indica el mayor uso de líneas directas de prevención de suicidio, que incrementó un 1000% los llamados recibidos, además de otros recursos de salud mental desde que comenzó la pandemia.

La interrupción de la escuela virtual está aumentando el riesgo de que esta generación de niños sufra y muera de enfermedades cardíacas y diabetes.

Podría reducir su potencial de ingresos de por vida y afectaría su salud mental.

La formación de hábitos sociales y físicos saludables; y la promoción del aprendizaje son procesos vitales para los niños en edad escolar que se asocian integralmente con una menor carga de enfermedades crónicas, mayores ingresos económicos y una mayor satisfacción con la vida en general.

Los programas para continuar proporcionando comidas mientras los edificios escolares están cerrados, como el que lanzó el distrito escolar del condado de Miami-Dade en la primavera, son cruciales para la salud física y mental de los niños.

Y para asegurarse de que quienes no tienen Internet en casa aún puedan conectarse a sus escuelas, los programas como los puntos de acceso a wifi móvil o los centros de aprendizaje en persona pueden ser útiles.

El distrito escolar de San Francisco, por ejemplo, se ha comprometido a establecer centros que atiendan a 6.000 estudiantes, donde puedan obtener supervisión y acceso a wifi si no están disponibles en casa.

Te puede interesar:

Insomnio

Un nuevo estudio de NBC News y Challenge Success, una organización sin fines de lucro afiliada a Stanford Graduate School of Education, es uno de los primeros en arrojar luz sobre las diferencias entre los estudiantes cuyas clases han sido exclusivamente en línea y aquellos que han podido asistir a persona al menos un día a la semana.

De acuerdo al estudio,  el 32% de los estudiantes consideran que la salud mental es una “fuente importante de estrés” frente al 26% antes de la pandemia.

«Esto es aún más preocupante para las mujeres que citan la salud mental como fuente de estrés en más del doble de frecuencia que sus compañeros masculinos», se lee en la investigación.

83% de los estudiantes informan tener al menos un síntoma de salud física relacionado con el estrés y esa estadística es mayor para las mujeres (92%) que para los hombres (72%).

«Solo el 35% de los estudiantes informa que están bastante o muy confiados en su capacidad para afrontar el estrés. Esta el porcentaje es aún menor para las mujeres (24%) y Estudiantes hispanos / latinos (31%)».

La Academia Estadounidense de Pediatría recomienda que los adolescentes deben tener diez horas de sueño.

La cantidad y calidad del sueño está asociada con la salud mental y física, y el sueño la privación está asociada con numerosos resultados.

El 43% dice que la cantidad de sueño ha disminuido desde el tiempo antes de la pandemia.

Te puede interesar:

El debate sobre la reapertura de las escuelas de EE. UU. se ha vuelto cada vez más tenso, con padres y líderes políticos, incluido el presidente Joe Biden, que piden en voz alta que las escuelas vuelvan a abrir y los maestros en algunas partes del país amenazan con abandonar el trabajo por preocupaciones de seguridad.

No hay duda de que la pandemia ha sido dura para los niños, hayan reabierto sus escuelas o no. Una avalancha de investigaciones en los últimos meses ha encontrado picos alarmantes en la depresión y la ansiedad entre los niños y sus padres.

Múltiples estudios han encontrado que los estudiantes, especialmente aquellos con discapacidades y de familias de bajos ingresos, están aprendiendo menos de lo que deberían.

Luis Felipe Hernández

Luis Felipe Hernández

Comunicador por naturaleza y periodista ante la ley.

Leave a Reply

TOP NEWS TODAY

nueva gran migración en estados unidos
Hyper
Luis Felipe Hernández

La Gran migración reversa: los afroamericanos regresan al sur

La Gran Migración fue la reubicación de más de 6 millones de afroamericanos del sur rural a las ciudades del norte, medio oeste y oeste, apróximadamente desde 1916 a1970. Expulsados ​​de sus hogares por oportunidades económicas insatisfactorias y duras leyes segregacionistas, muchos afroamericanos dejaron el