¿Es la carne in vitro una solución para el cambio climático?

Comida hecha en laboratorios para contrarrestar el cambio climático
Photo by Stijn te Strake on Unsplash

La carne cultivada o in vitro, también llamada «carne limpia» por sus partidarios, es carne producida en un laboratorio mediante técnicas de bioingeniería.

La producción de carne es uno de los principales contribuyentes a la degradación ambiental global, especialmente la deforestación, el calentamiento global, la escasez de agua dulce y la pérdida de biodiversidad.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), la producción de carne convencional representa una parte significativa de las emisiones de gases de efecto invernadero (18%) y el uso de la tierra (30%), así como el consumo mundial de agua (8%) y energía.

También utiliza casi un tercio de la superficie terrestre mundial, lo que equivale a más del 70% de la tierra agrícola total; y una quinta parte de las emisiones globales de gases de efecto invernadero provienen de la producción de carne.

En 2013, Mark Post, profesor de la Universidad de Maastricht, presentó la primera hamburguesa hecha de carne cultivada.

Desde entonces, el sueño de poder crear y consumir carne basada en la “agricultura celular”, sin ganadería, ha ganado apoyo tanto entre los activistas de los derechos de los animales como, especialmente, entre los actores de la industria.

Se ha creado una gran cantidad de empresas emergentes, muchas de las cuales están patrocinadas por grandes nombres de la industria alimentaria. La ambición es comercializar carne de vacuno, aves o pescado cultivada a un precio asequible.

Con este objetivo en mente, en 2018 la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU. estableció un marco regulatorio y esto ha abierto el camino para la comercialización de estos productos.

Críticas

La producción de carne in vitro genera regularmente interés mediático por el aporte que podría significar para el futuro de la humanidad y de otras especies animales.

Sin embargo, la mayoría de los expertos considera que aún hay numerosos obstáculos tecnológicos para producirla.

«Aunque pudiera eliminar falta de bienestar de ganado y tiene el potencial de liberar tierras cultivables, otras ventajas son cuestionables y no siempre consensuado por la comunidad científica», se lee en una investigación de la French National Institute for Agriculture, Food, and Environment (INRAE).

Problemas

Otro problema importante para la comercialización de carne in vitro sería su aceptación por parte de los consumidores, incluso si algunos consumidores están dispuestos a probarla al menos una vez, señala el autor.

Entonces, la naturaleza artificial del producto va en contra de la creciente demanda de productos naturales en muchos países.

«La realidad es que ya existe una gama de otras soluciones complementarias que afrontan los retos del suministro de alimentos en nuestra sociedad, pero que son menos vendibles para los medios de comunicación», se lee en la investigación.

El consumo sigue

De hecho, la FAO también estima que el consumo de carne se duplicará para 2050, mientras que la producción de carne ya está cerca de su pico. ¿Cuál es la solución a este problema?

Según Mark Post, las vacas son «muy ineficientes”, con una “tasa de bioconversión” estimada en un 15%. En otras palabras, para producir 15 gramos de carne, se necesitan 100 gramos de proteína vegetal. La única forma de producir carne de manera sostenible es aumentar la tasa de eficiencia.

En el pasado se han considerado diferentes métodos, como la producción de carne a base de proteínas derivadas de plantas o insectos.

No obstante, estas alternativas no siempre satisfacen a los consumidores debido a ideas preconcebidas culturales y la dificultad de imitar el sabor y la textura de la carne convencional.

Según el sitio web de Mosa Meat, la empresa holandesa fundada por Post, la producción de carne cultivada reduciría significativamente el impacto ambiental de la producción de carne, así como el riesgo de enfermedades infecciosas transmitidas de animales a humanos.

Además, la empresa afirma que el sabor de la carne cultivada se acerca al de la carne convencional.

La agricultura celular también ha sido promocionada por Paul Shapiro, autor del bestseller Clean Meat: How Growing Meat Without Animals Will Revolutionize Dinner and the World y director ejecutivo de Better Meat Company.

Afirma que la carne cultivada es la clave para alimentar a una población mundial que alcanzará los 9.500 millones en 2050, respetando a los animales y preservando el medio ambiente.

Te puede interesar:

Otros aspectos

Como lo indica un estudio de 2011, la carne cultivada puede ofrecer muchas ventajas sobre la carne convencional: reduciría las emisiones de gases de efecto invernadero en un 78-96% y requeriría de un 7-45% menos de energía y un 82-96% menos de agua. 

Sin embargo, investigaciones más recientes sugieren que, a largo plazo, el impacto ambiental de la carne cultivada en laboratorio podría ser mayor que la del ganado.

A diferencia de la investigación anterior, estos estudios consideraron no solo la naturaleza de los gases emitidos, sino también los costos energéticos de las infraestructuras requeridas para el cultivo celular.

Los animales tienen un sistema inmunológico que los protege de forma natural contra infecciones bacterianas y de otro tipo.

Cultivo celular

Este no es el caso del cultivo celular, y en un ambiente rico en nutrientes, las bacterias se multiplican mucho más rápido que las células animales. Para evitar producir un bistec compuesto por más bacterias que carne, es fundamental evitar la contaminación, y eso requiere un alto nivel de esterilidad.

Varios desafíos clave permanecen en la producción de carne cultivada, incluido el acceso a líneas celulares (patentadas), el alto costo de la materia prima, los nutrientes de origen animal y la escala de fabricación limitada. A pesar de esto, se ha logrado un progreso inmenso durante la última década. 

Las líneas celulares se utilizan comúnmente en la industria biotecnológica para la producción de materiales biológicos, incluidos virus y proteínas.

Para la carne cultivada, se utilizan células madre, ya que pueden dividirse indefinidamente y diferenciarse en diferentes tipos de linajes, al igual que la carne de diferentes órganos.

Las células madre adultas pueden obtenerse directamente de partes de animales como músculos, hígado y tejidos adiposos.

Alternativamente, las células madre pluripotentes pueden obtenerse de embriones o desdiferenciarse de fibroblastos en células madre pluripotentes inducidas.

La tecnología sofisticada en ingeniería genética, diseño de biomateriales y métodos de secuenciación puede ofrecer soluciones técnicas efectivas.

También se esperan mayores soluciones científicas con crecientes inversiones en la ciencia de los alimentos alternativos.

Es importante destacar que, más allá de la ciencia, para que la carne cultivada se convierta en un producto del mercado común, aún deben superarse los desafíos en las regulaciones y la aceptación del consumidor.

Luis Felipe Hernández

Luis Felipe Hernández

Comunicador por naturaleza y periodista ante la ley.

Leave a Reply

NEWSLETTER

TOP NEWS TODAY

control de armas en Estados unidos
Hyper
Luis Felipe Hernández

Las armas no son malas sino las personas: ¿mito o realidad?

En Estados Unidos entre los adeptos a las armas hay una frase que ha resonado desde que la dijo uno de los representantes de la Asociación Nacional del Rifle, Wayne LaPierre, en 2012 luego de que el asesino Sandy Hook matara a 20 niños y

senado aprobación reforma policial
Política
Luis Felipe Hernández

¿El Senado aprobará la reforma policial?

Los legisladores de la Cámara de Representantes aprobaron el pasado marzo la Ley de Justicia en la Policía de George Floyd, un proyecto de reforma que prohibiría los estrangulamientos y alteraría la llamada inmunidad calificada para las fuerzas del orden, lo que facilitaría la persecución

quimeras humanas reales
Hyper
Luis Felipe Hernández

Quimeras humanas reales: la ciencia de ser Dios

La tecnología que literalmente fabrica animales que contienen células de otras especies ha sido utilizada durante décadas. A estas creaciones se les denominan «quimeras». Así también se le llama a un monstruo femenino de la mitología griega, que tenía la cabeza de un león, el